Enlace a Facebook
15
DIC
2016

“La educación es la libertad en prisión”

Autor: katherine.diaz.rojas@mep.go.cr

Un total de 175 estudiantes privados de libertad, del Centro de Atención Integral La Reforma, se graduaron obteniendo un título de sexto grado, noveno año y bachillerato, así como de conclusión de cursos libres y talleres formativos.

En el país una población de más de 5 mil privados de libertad, estudian en los centros penitenciarios, a través de proyectos gratuitos de educación abierta que ofrece el Ministerio de Educación Pública, en coordinación con el Ministerio de Justicia.

La Ministra de Educación Pública, Sonia Marta Mora Escalante, y la Ministra de Justicia y Paz, María Cecilia Sánchez Romero, participaron del acto de graduación y entregaron 45 títulos de educación abierta y 130 certificados de participación en talleres formativos como de poesía, confección de tarjetas, arte terapia, laboratorio creativo, entre otros.

Mora Escalante detalló que esta graduación es una de las muestras de cómo las instituciones públicas pueden seguir ampliando oportunidades a las diferentes poblaciones y cómo la educación es realmente el camino hacia la libertad y la superación personal.

“Este Gobierno cree en los derechos humanos de todas las personas y cree en el derecho a la educación como un derecho universal. No por estar una persona privada de libertad debe carecer del servicio educativo y esto es lo que estamos haciendo realidad en la reforma y en otros centros penitenciarios del país. Mis felicitaciones a los graduados porque el entusiasmo y la esperanza es muy grande”, manifestó Mora.

Por su parte, Sánchez Romero felicitó a los graduandos e instó a sus familias a seguirlos apoyando: “Mi mejor tributo en su graduación yo les renuevo mi compromiso por seguir adelante, por buscarles cada vez más espacios de libertad, por seguir promoviendo la tutela de sus derechos”, acotó.

Jossua Andrade es uno de los graduandos, quien manifestó que Costa Rica es uno de los países que puede presumir de contar con el privilegio de que los procesos académicos se extienden hasta las cárceles.

“Me atrevo a manifestar que la educación es la libertad en prisión, la educación permite la libertad de pensamiento, de formación, de crear una mentalidad crítica y de esta manera satisfacer la realización personal. Muchas gracias a todas esas mentes brillantes, visionarias y dinámicas que han tomado la iniciativa de permitir y promover el proceso educativo dentro de los penales”, señaló Andrade.