Enlace a Facebook
24
JUL
2018

Joven nicoyano demuestra su valentía en las aulas

Autor: katherine.diaz.rojas@mep.go.cr

Un joven nicoyano demuestra que las limitaciones están en la mente, que si se puede salir adelante, a pesar de cualquier circunstancia.

Él es Wilbert Cásares Matarrita, estudiante de cuarto año, del Colegio Nocturno de Nicoya, quién sufrió un accidente que lo dejó sin pierna y, a pesar de esto, hoy destaca en las aulas de esta institución guanacasteca por su esfuerzo y lucha.

A sus 34 años, cuenta como una descarga eléctrica lo dejó sin pierna izquierda y con quemaduras graves en su cuerpo, pero esto no solo le marcó su piel, sino su vida, porque hoy demuestra a muchos que sí se puede salir adelante y luchar en busca de un mejor futuro.

Su hijo Anthony, de 6 años, es su mayor inspiración. Por él y por su propio bienestar, este joven se esmera a diario, trabajando de día y estudiando de noche, buscando concluir su secundaria, para luego formarse como técnico automotriz, rama que le apasiona.

Cásares Matarrita, usa una prótesis en su pierna, lo que le da una mejor calidad de vida y le permite incluso viajar en moto a su trabajo y a su colegio, aunque algunas veces viaja a clases en transporte estudiantil, porque posee beca de transporte.

Wilberth vive en La Virginia, en Gamalotal, de Nicoya, a unos 20 kilómetros del Colegio Nocturno. Él disfruta todas sus clases, pero la que más le llama la atención es la clase de Estudios Sociales. Su tiempo libre lo dedica a su hijo, sobre todo a jugar y compartir con él.

“Pienso en el futuro, hay personas que se desmotivan cuando les sucede alguna situación particular, pero Dios le da fuerza a uno para dejar atrás las malas experiencias y ver lo bueno de la vida. Sigo luchando y trazándome metas para salir adelante”.

En el país se registran 53 Colegios Académicos Diurnos, beneficiando a más de 32 mil estudiantes, de acuerdo con los datos de Análisis Estadístico del Ministerio de Educación Pública (MEP).

Esta es una de las ofertas educativas que ofrece el MEP a aquellos jóvenes y adultos que, como este joven guanacasteco, por diversas razones no concluyen los estudios en la Educación Formal.