Enlace a Facebook
08
AGO
2017

MEP impulsará la lucha por la justicia y la igualdad con la obra “Una niña llamada Ana”

Autor: arlene.raventos.alpizar@mep.go.cr

El Teatro Nacional de Costa Rica presentarará del 5 al 13 de agosto, la obra “Una niña llamada Ana”, texto original inspirado en la vida de Ana Frank, escrito por el dramaturgo José Fernando Álvarez y dirigida por Gladys Alzate.

El espectáculo es una producción inédita en el marco del Programa “Érase una vez” con la colaboración del Ministerio de Educación Pública (MEP). Este programa busca democratizar las artes, consolidar nuevos públicos, proyectar el trabajo de los artistas y junto con las instituciones educativas hacer posible la promoción del arraigo, la identidad, la significación social y el fortalecimiento del proceso educativo de la población estudiantil costarricense.

Para el Ministerio de Educación Pública, la puesta en escena de Una Niña llamada Ana: es una historia con absoluta vigencia, representa un puente para que los y las jóvenes de todas las edades, se sensibilicen, rechacen y enfrenten situaciones de discriminación. El papel y visión de esta icónica adolescente, ha tenido la capacidad de inspirar por generaciones propiciando la discusión sobre los Derechos Humanos tanto en el contexto histórico, como en el presente y futuro”, comentó Katia Grosser Guillén,  Directora de  Vida Estudiantil, Viceministerio Académico, Ministerio de Educación Pública.

La historia narra la vida de una joven que lucha contra las injusticias y refleja una luz de esperanza aún en las vicisitudes de la clandestinidad, cuyas vivencias se desarrollaron en el contexto del genocidio ejecutado, en contra de la población judía europea y otros grupos humanos, por parte de regímenes nacionalsocialistas de la primera mitad del siglo XX.

 “Ana es un ejemplo de lucha, un referente cultural histórico importante y trascendental. Con tan sólo trece años, y durante los dos que duró el ocultamiento, ella demostró tener una capacidad crítica y narrativa sorprendente para alguien de su edad. El público verá un relato incansable de reflexiones profundas y detalles exhaustivos. Ella constituye una luz de esperanza para muchas personas. Debemos entender que, bajo ninguna circunstancia, ningún tipo de discriminación debe darse”, expresó José Fernando Álvarez, escritor de la obra.

“No es lo mismo ver la vida a los 13 que a los 15 años. Queremos mostrar un antes y un después del suceso que marcó su vida. La presentación llamará la atención por la existencia de dos Anas, una Ana juguetona y ávida de curiosidad, y la Ana madura que trasciende con su optimismo. Aunque su día a día era muy fluctuante podremos observar ese choque con su alter ego, el conflicto permanente que mantenía con sus diálogos internos y que le permitió ir más allá de la realidad al luchar con valentía y esperanza”, mencionó Álvarez.

La obra, en cuya producción colabora el Centro Israelita Sionista de Costa Rica, llevará al público a un proceso de sensibilización sobre las situaciones que conllevan un riesgo de genocidio en el mundo contemporáneo y que pone en primer plano el valor de los derechos individuales y los valores universales.

La puesta en escena de “Una niña llamada Ana” constituye, para la Comunidad Judía de Costa Rica, un compromiso con la memoria y una responsabilidad con la educación en todas sus áreas. El mensaje universal de Ana debe ser escuchado y replicado hoy, más que nunca, en un mundo necesitado de respeto, entendimiento y convivencia. Recordar sin aprender es ser desleal a la memoria” explicó Silvana Botbol Gabriel, Directora de Relaciones Institucionales y Derechos Humanos del Centro Israelita Sionista de Costa Rica.

A su vez, Gladys Alzate, directora de la obra afirma que “seguimos siendo víctimas de una violencia social que discrimina, restringe y violenta el derecho a la vida de muchos ciudadanos del mundo, en función de intereses mezquinos, individualistas y segregacionistas. Seguimos ignorando el sufrimiento de miles de personas, y lo que es peor, de miles de niños y jóvenes que ven sus esperanzas de vida truncadas al inicio del camino. Necesitamos poner un alto y hacer algo al respecto”.

Esta obra pretende enseñar y sensibilizar acerca de lo acontecido durante el holocausto o shoá a los más jóvenes. Asimismo, se resaltará la importancia de la igualdad, la valentía y el respeto por la justicia sin distinción de etnia, género, religión o lengua, y así incentivar a la población a poner un fin a la violencia y las desigualdades.

Por encima de nuestras diferencias aparentes, de nuestras elecciones espirituales o de nuestras herencias culturales, todos merecemos vivir con dignidad, merecemos recibir los insumos educativos, culturales y sociales necesarios para desarrollar una vida plena que nos permita soñar con un futuro promisorio y en el que podamos crecer plenamente como personas, en el marco de una sociedad inclusiva, solidaria y respetuosa de las diferencias”, enfatizó Alzate.

 “Una niña llamada Ana” se presentará a partir del sábado 5 hasta el domingo 13 de agosto en la sala principal del Teatro Nacional.  Sábados a las 8:00 p.m. y los domingos a las 5:00 p.m.

Las entradas tienen un precio de ¢15,000.00 Butaca; ¢12,000 luneta; ¢10,000 palcos y ¢8.000 galería. (20% descuento en estudiantes y adultos mayores).

Adquiera las entradas en la Boletería del Teatro Nacional, en la dirección www.teatronacional.go.cr y por medio del centro de llamadas al 2010-1110 o al 2010- 1129.

No se hacen reservaciones, el cupo es limitado y se debe tomar nota de que el espectáculo se inicia puntual.

 

Elenco           

Ana Frank 1:                                  Mar Jíménez

Ana Frank 2:                                  Adriana Álvarez

Otto Frank:                                     Luis Daell

Edith Frank:                                    Madeleine Martínez

Margot Frank:                                 Maureen Solís

Señora Van Pels:                            Tatiana Sobrado

Señor Van Pels:                              Marco Guillén

Peter Van Pels:                               Eric Calderón

Fritz Pfeffer:                                    Reinaldo Amién

Miep Gies:                                       Ana Clara Carranza

Jan Gies:                                         Jonnie Obando

Bep Voskuijl:                                    Helena Baruch

Soldado Alemán:                             Daniel Marenco

Johannes Kleiman:                          Uri Izrael

Coro de mujeres:                             Lizzy Grynspan, Loreana Amón, Dalit Gateño,

                                                         Yael Cogut

 

Ficha artística

Dramaturgia:                                            José Fernando  Álvarez

Dirección General:                                   Gladys Alzate

Diseño y realización de escenografía:     Ronald Villar “Chumi”

Diseño de vestuario y utilería:                  Dedé Coseani

Realización de vestuario:                         Lourdes Mora

Composición Musical:                          Giancarlo Liano

Dirección coreográfica:                             Pablo Caravaca

Diseño de iluminación:                             Jody Steiger

Diseño videoescénica:                              Norman “Tito” Fuentes

Peinados:                                                  Manuel Sancho “Mamilo”

Diseño gráfico y fotografía:                       Ana Mariela Rodríguez

Asistencia de dirección:                            Carolina Lett

Producción General:                             Sofía Rodríguez Montero