Enlace a Facebook
28
AGO
2013

Modelo educativo exitoso: Escuela República de Haití

Autor: nitzi.picado.deleon@mep.go.cr

El timbre indica que el tercer recreo inició. Es el descanso más pequeño por lo que las concesionarias de la soda escolar no se movilizan mucho ya que los niños a esta hora casi no compran nada.

La variedad en el mostrador es colorida, atractiva y saludable. Las urnas tienen emparedados y rollos de queso al horno. Unos 10 niños se acercan y arrasan con la sandía y las manzanas.

¿Por qué comés frutas? porque me dan calcio, son ricas y me hacen a mi amigo y a mi fuertes, indican dos niños.

Un grupo de niñas rodea el patio y al unísono piden “música, música” y el maestro les complace con el  Gangnam style. Hula-hulas, suizas y bolas se combinan con el movimiento coreográfico de los niños y niñas. Aquí las coreografías no se practican según un grupo de niños, “porque obvio que todo mundo se las sabe….es la moda”.

Termina el recreo y los estudiantes se encargan de recoger su juguete y llevarlo a la ludoteca. Dentro de la ludoteca están los niños que prefieren los rompecabezas, dibujar o jugar futbolín acomodando los juegos de mesa. La música termina y estudiantes de todas las edades regresan a sus aulas.

En los jardines y vivero tres mujeres cortan el zacate, cuidan las plantas y limpian las canoas de los criaderos del dengue. Ellas son parte del proyecto Mijas del IMAS, el cual les ofrece la posibilidad a 22 jefas de familia de llevar sustento a su hogar por medio del trabajo comunitario y qué mejor manera de hacerlo en la escuela de sus hijos.

En el aula verde, un grupo recibe clases de estudios sociales y un par aprovecha el espacio entre árboles para imaginarse historias de terror y asustar a sus amigos.

Estos son algunos de los aspectos que caracteriza la dinámica de trabajo de la Escuela República de Haití, ubicada en San Sebastián.

“Nosotros apoyamos a la comunidad, fomentamos las ganas de desarrollar talentos, escuchamos propuestas que mejoren el ambiente de la escuela, involucramos a padres y madres de familia y reconocemos a diario el trabajo de nuestro personal docente y administrativo”. Indicó Hilda Hidalgo, directora de la institución.

La escuela República de Haití es un ejemplo de centro educativo de calidad porque  promueve el modelo de gestión moderna de procesos, su directora se anticipa a las necesidades, asume riesgos, combina la disciplina con el amor y lo logra por medio de la comunicación y el apoyo de su personal docente, así como de la Junta de educación y Patronato escolar.

Y los frutos se evidencian en todos los rincones del centro educativo; sus recreos se denominan activos, sus estudiantes tocan cumbia en marimba, el servicio de comedor atiende al 98% de la población, a la soda escolar el reglamento no le ha afectado porque la administración visualizó desde hace muchos años que el consumo de alimentos que perjudicaban el rendimiento del estudiantado.

Además, la disciplina se fomenta no solo en las aulas, sino también en los alrededores de la comunidad. La incorporación del centro educativo en diferentes áreas nacionales e internacionales como concursos, programas de reciclaje, participación artística en festivales internacionales y réplica de la experiencia de esta escuela centenaria evidencia lo exitoso de esta empresa educativa.