Enlace a Facebook
05
MAYO
2016

Semana Nacional de la Nutrición

Autor: Comisión de Guías Alimentarias

La Semana Nacional de la Nutrición fue creada por decreto ejecutivo No. 2049-SPPS en 1972.   Todos los años es celebrada en el mes de mayo, coincidiendo con el Día del Agricultor (15 de mayo), siendo la Comisión Intersectorial de Guías Alimentarias  para Costa Rica, la  encargada de definir el lema de la celebración.

Este año, la Semana Nacional de la Nutrición se celebrará del 9 al 15 de mayo con el lema:


Por su salud,  coma frijoles todos los días

Coma frijoles, son ricos, nutritivos, saludables, baratos y muy nuestros

La Organización de Naciones Unidas proclamó el año 2016,  “Año Internacional de las Legumbres,” con el fin de sensibilizar a la opinión pública sobre las ventajas nutricionales de las legumbres, como parte de una producción de alimentos sostenible encaminada a lograr la seguridad alimentaria y nutricional. 

 

Se ha designado a la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) para que promueva esta celebración, en colaboración con instituciones estatales de los sectores involucrados, organizaciones no gubernamentales, academia, comunidades y demás instancias pertinentes.

 

Se propone sensibilizar a la opinión pública sobre las ventajas nutricionales del consumo de leguminosas,  como parte de una producción de alimentos sostenible encaminada a lograr la seguridad alimentaria y la nutrición de las poblaciones.

 

Este año se brinda la oportunidad a las diferentes instancias comprometidas con la seguridad alimentaria y nutricional  para el fomento de acciones a lo largo de toda la cadena alimentaria, que contribuyan a  incrementar la producción mundial de leguminosas, con una apropiada  rotación de cultivos y  propiciar mejores condiciones para la comercialización de este alimento básico. Se propone también el desarrollo de información y educación para un mejor aprovechamiento de las leguminosas en la alimentación diaria,  dado su alto valor nutricional.

 

Por esta razón, la Semana Nacional de la Nutrición, se une a este esfuerzo internacional para promocionar las leguminosas, que son básicas para una alimentación saludable y equilibrada, haciendo énfasis en el consumo de frijoles.   A pesar de que este alimento forma parte de nuestro patrón alimentario, y que es relevante fomentar su consumo principalmente en las nuevas generaciones, existe una tendencia de disminución en el consumo por diversas razones, entre las que destacan el tiempo dedicado a la preparación, problemas digestivos y malas prácticas de almacenamiento en los hogares  que lleva a pérdidas del producto, entre otros aspectos.

 

El remojo previo a la cocción de los frijoles y otras leguminosas favorece su ablandamiento, con lo cual se cocinan en menor tiempo.  Además, al remojar los frijoles, hace que sean mejor digeridos por las personas que presentan molestias digestivas al consumirlos. 

 

¿Qué son las legumbres?

Legumbres incluye todo tipo de granos o semillas de las plantas conocidas como leguminosas, a las que popularmente en Costa Rica se le llaman granos, dentro de los cuales se incluye a los frijoles. 

En nuestra dieta destacan el frijol común, negro o rojo, los frijoles blancos, las lentejas, los garbanzos, el frijol de palo o gandul y los cubaces.  También se dispone de granos importados, sean verdes o secos, con los cuales se pueden preparar diversos platillos.

¿Por qué son importantes?

En Costa Rica, los frijoles forman parte de la dieta desde tiempos remotos. Otras leguminosas fueron introducidas al país desde la Colonia, con lo cual las legumbres forman parte de las tradiciones alimentarias.

Frases tales como “poner frijoles”, “ganarse los frijoles” o “comerse un gallito de frijoles”, muestran el estrecho vínculo de este alimento con la cultura y el reconocimiento de los frijoles como alimento básico de la población.

La combinación de frijoles con tortilla, masa o arroz incrementa el valor nutricional de la alimentación diaria, y corresponde a una práctica ancestral que permitió una adecuada alimentación de la población indígena, y la herencia de la sabia combinación de dos granos básicos para lograr un equilibrio nutricional.

Tanto los frijoles como otras leguminosas se caracterizan por su alto contenido de proteínas,  y algunos minerales y vitaminas de gran valor, entre los que destacan hierro, calcio y  ácido fólico.

Además,  los frijoles son ricos  en fibra, necesarias para mejorar la función intestinal y la regulación de los niveles de colesterol y azúcar en sangre.  

Los frijoles a su vez, son plantas que fijan nitrógeno, lo cual contribuye a incrementar la fertilidad de los suelos y tienen un impacto positivo sobre el ambiente, conocimiento ancestral que se refleja en la siembra la tradicional milpa.

Las Organizaciones de Salud alrededor del mundo recomiendan consumir leguminosas como parte de una alimentación saludable. Su consumo favorece una dieta variada y nutritiva, con lo cual se pueden prevenir problemas de salud.

¿Cómo sacar más provecho de las leguminosas?

En las Guías Alimentarias para Costa Rica se recomienda consumir  diariamente al menos media taza de frijoles u otras leguminosas cocidas.

Tradicionalmente, los costarricenses consumen los frijoles cocidos en agua con algunos ingredientes básicos para mejorar el sabor del caldo.  En su preparación resalta el uso productos aromáticos como la cebolla, el ajo y  el orégano.   Asimismo se utiliza el culantro coyote para exaltar su sabor.

Con los frijoles se realizan diferentes preparaciones tradicionales, incluyendo los  “frijoles arreglados”, el “gallo pinto” o el “rice and beans”.  Los cubaces, forman parte de comidas tradicionales, los cuales  generalmente, se cocinan junto con otras verduras, como chayote o zanahoria, con lo cual se incrementa el valor nutricional de la preparación. 

Prácticas culinarias tradicionales en el Valle Central son la cocción de algunos vegetales junto con los frijoles, tal es el caso de chayotes o remolachas; también es común el agregado de banano o plátano verde. 

Respecto al uso de lentejas, garbanzos o frijoles blancos, existe la costumbre de agregarle carnes a la preparación, con lo cual se incrementa el valor en proteínas, pero también de grasa.

Con el fin de no agregar más sal de la requerida, la recomendación es que al cocinar los frijoles y otros tipos de leguminosas, se agregue una vez que estén suaves.

Las leguminosas pueden también cocinarse con agua y olores y luego escurrirse para agregarse a ensaladas, con lo cual puede innovarse en la cocina.

Los frijoles son un cultivo importante para  nuestro país.  Cientos de familias campesinas se dedican a la siembra de frijol en el territorio nacional, principalmente en  la zona central y norte de Costa Rica, y sus cosechas anuales requieren ser colocadas en el mercado nacional.  El frijol producido en Costa Rica es  un producto de buena calidad y, además, con su compra, los consumidores favorecen el desarrollo económico de las zonas productoras, y a la seguridad alimentaria y nutricional local.

Además, la siembra de frijoles y otras leguminosas puede contribuir a la mitigación del cambio climático, dado que se reduce la dependencia de los fertilizantes sintéticos utilizados para aportar nitrógeno al suelo.

 

Debemos incrementar el consumo de los frijoles que son parte de nuestra cultura, además son productos baratos, accesibles y de un gran valor nutricional.

 

AdjuntoTamaño
Semana Nacional de la Nutrición.jpg65.46 KB