Enlace a Facebook
03
MAR
2014

Ciclo de Garnier en Educación culmina con la deserción más baja de la historia

Autor: laura.rodriguez.ramirez@mep.go.cr

La deserción estudiantil del 2013 mostró una reducción en todos sus niveles, y en el caso particular de secundaria alcanzó el porcentaje más bajo de la historia al disminuir de 10,7% en 2012 a 9.9% en 2013, rompiendo la barrera del 10% que se había fijado como meta en el Plan Nacional de Desarrollo. Pero también se dio una reducción significativa del abandono en preescolar y primaria cayendo del 3,8% al 2,4% y del 2,5% al 1,7%, respectivamente.

Visto desde la óptica de los años de la gestión de Leonardo Garnier como Ministro de Educación, los datos muestran una clara tendencia a la baja. Entre 2006 y 2013 la tasa de deserción intra-anual en secundaria cayó del 13,2% al 9,9%, mientras que en primaria fue a menos de la mitad pasando de 3,8% a 1,7%. En el caso de preescolar la reducción fue del 5,2% al 2,4%.

En cifras absolutas, en 2006 abandonaron las aulas 69.587 estudiantes de todos los niveles, cifra que se redujo en un 34% a lo largo del período para un total de 46.082 en 2013; es decir, 23.505 desertores menos.

Según Garnier, el abandono escolar es resultado de múltiples variables y debe ser combatido con un conjunto de muy diversas acciones. Así, dijo, fortalecimiento de los programas de equidad, los cambios en las normas de promoción y repitencia, la reforma curricular de gran cantidad de asignaturas que busca hacer las clases más activas e interesantes para los estudiantes, la capacitación docente  en el marco de estas reformas, el gran giro en la cantidad y calidad de la infraestructura y el equipamiento educativo, entre otros esfuerzos, explican esta disminución sistemática.

Resaltó, además, la importancia de actividades emblemáticas de lo que llamó “esta transformación educativa” como el Festival Estudiantil de las Artes -el FEA-, los Juegos Deportivos Estudiantiles y el Programa Convivir, que dinamizan y sensibilizan escuelas y colegios a lo largo y ancho del país, despertando la creatividad, el esfuerzo y la convivencia dentro de la comunidad educativa.

Pese a ello reconoció que 46 mil niños y jóvenes que abandonen las aulas durante el curso lectivo sigue siendo una cifra alta, evidencia clara de que esta es una tarea en la que todavía queda camino importante por recorrer.

En ese sentido, citó el proyecto PROEDUCA que con el apoyo financiero del MEP y de la Unión Europea (UE) está destinando ¢13 mil millones en apoyo a las políticas educativas impulsadas a fin de minimizar el impacto de la deserción en las zonas más vulnerables del país. Esta iniciativa involucra a 80 colegios con aproximadamente a 55 mil estudiantes que representan el 15% del total de matrícula de secundaria, y en los cuales se han registrado elevados niveles de abandono y repitencia.

Garnier hizo referencia también a la importancia de alcanzar el 8% del PIB en el financiamiento a la educación, el cual debería servir para continuar aumentando la cobertura en preescolar y secundaria.