Enlace a Facebook
27
ENE
2014

Se consolida el financiamiento: Banco Nacional asume administración del fideicomiso educativo

Autor: jesus.mora.rodriguez@mep.go.cr

El proyecto para construir 79 nuevos centros educativos y 24 espacios culturales y deportivos dio un paso fundamental este lunes luego de que el Banco Nacional de Costa Rica (BN) firmara con el BID el contrato mediante el cual asume la administración de los recursos para financiarlo bajo la figura del fideicomiso.

Se trata de un crédito por $167.5 millones (unos ¢85 mil millones al tipo de cambio actual) otorgado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en apoyo a la iniciativa del Ministerio de Educación Pública (MEP) para generar opciones de financiamiento de largo plazo a fin de cubrir el déficit que en este campo arrastra el país desde hace décadas.

La firma estuvo a cargo del gerente general del BN Fernando Naranjo y del representante del BID en Costa Rica Fernando Quevedo. El ministro de Educación Leonardo Garnier suscribió como testigo de honor, en tanto que el titular de Hacienda Edgar Ayales lo hizo en representación del Estado costarricense.

Cumplido este trámite, solo resta que la Procuraduría General de la República avale la garantía al crédito a cargo del Estado, por lo que se espera que a mediados de este año inicien los procesos de construcción.

El proyecto financiará la edificación –incluido mobiliario y equipo– de 62 colegios y liceos académicos, rurales y telesecundarias así como técnicos profesionales que operan en centros alquilados o prestados en áreas con una alta densidad poblacional y con sobrepoblación estudiantil en sus distritos.

Las restantes 17 obras serán escuelas de primaria, educación especial y general básica que igual operan en infraestructura alquilada o prestada y en mal estado. Los nuevos espacios contarán con aulas académicas, servicios sanitarios, áreas administrativas, comedores, espacios recreativos y, según la matrícula, con biblioteca escolar y laboratorio de informática. También se incorpora el mobiliario y el equipo necesarios para su óptimo funcionamiento. En total, este fideicomiso beneficiará a unos 35 mil estudiantes.

Una vez que los centros educativos y las instalaciones culturales y deportivas estén edificados pasarán al MEP bajo un esquema de arrendamiento por 20 años, periodo durante el cual habrán de amortizarse los costo de cada edificación. Vencido el plazo, estas pasarán a formar parte del patrimonio ministerial.

Según el ministro Garnier, uno de los mayores desafíos que enfrenta Costa Rica para mejorar la calidad y la equidad educativa es el déficit de infraestructura. En los últimos años, dijo, la flexibilización de la promoción en secundaria, las transferencias condicionadas como Avancemos y las reformas curriculares introducidas por el MEP, han logrado retener y atraer cada vez más estudiantes en el sistema educativo. Dicho aumento en la retención y la promoción de estudiantes demanda mayor y mejor infraestructura. En ese contexto, expresó Garnier, este primer fideicomiso constituye un esfuerzo novedoso y pionero al cual podrán sumarse muchos más, de tal suerte que a mediano plazo el país logre superar ese enorme rezago que por la vía ordinaria del financiamiento público le llevaría décadas poderlo cubrir.

Por su parte, el gerente general del BN Fernando Naranjo destacó  la importancia que para esa entidad tiene el poder contribuir con un proyecto  que sin lugar a dudas vendrá a mejorar la educación costarricense.

 

Fernando Quevedo, representante del BID en Costa Rica, expresó que para dicho organismo este proyecto es importante porque representa un mecanismo alternativo orientado cubrir el déficit de infraestructura escolar que supera los mil millones de dólares y  se promete brindar una mejor calidad educativa a los niños y jóvenes costarricenses.

Finalmente,  el ministro de Hacienda Edgar Ayales dijo que este instrumento de financiamiento a largo plazo le abre al país una gran oportunidad para dar atención a necesidades prioritarias en infraestructura de manera más ágil y oportuna, y que el área educación es un buen punto de partida para ello. Con esta nueva opción para financiar obras, apuntó, un buen número de centros educativos ubicados tanto en zonas urbanas como rurales de atención prioritaria contarán pronto con instalaciones propias y adecuadas para un mejor funcionamiento, lo que vendrá a beneficiar a muchos estudiantes de primaria y secundaria.