Directores de centros educativos siguen sin ingresar información de 16.000 estudiantes de Bachillerato