Enlace a Facebook
10
ABR
2019

Estrategia del MEP logró reducir la exclusión escolar pese a huelga

Autor: Dirección de Prensa y Relaciones Públicas

  • Planteamiento de escenarios para calcular promedios finales a estudiantes, conformación de equipos de apoyo a Direcciones Regionales y aplicación exitosa de pruebas de Bachillerato son parte de razones de la baja en las cifra

La estrategia desarrollada durante el último trimestre del 2018 por el Ministerio de Educación Pública (MEP) logró reducir la exclusión escolar pese a la extensa huelga de educadores, según datos del Departamento de Análisis Estadístico.

Según el reporte, la exclusión en III ciclo y educación diversificada pasó de 7,2% (26.290 estudiantes) en el 2017, a 3,5% (12.613 estudiantes) el año pasado. Mientras que, en I y II ciclo, la exclusión pasó de 0,7% (3.023) en el 2017 y en el 2018 cayó a 0,2% (963).

“Temíamos que la principal consecuencia de la huelga fuera un aumento en las cifras de exclusión escolar en todos los niveles del sistema educativo, por esa razón nos dimos a la tarea de diseñar una estrategia integral para que eso no ocurriera y, ahora que tenemos datos estadísticos, podemos afirmar que el plan funcionó”, declaró Edgar Mora Altamirano, Ministro de Educación Pública. 

Entre las medidas adoptadas por el MEP están la definición de seis escenarios para que los directores regionales, supervisores de circuito, directores de centros educativos y docentes lograran definir los promedios finales de cada estudiante.

Como parte de esa iniciativa, el Viceministerio Académico conformó un equipo de 80 profesionales que visitaron las 27 Direcciones Regionales de Educación para asistir en el cálculo de notas finales. 

Además, el MEP consiguió aplicar las Pruebas Nacionales de Bachillerato a pesar de las dificultades logísticas impuestas por la huelga. También desarrolló centros de estudios presenciales y virtuales con la ayuda de voluntarios.

Otro aspecto que ayudó a mitigar la exclusión fue la ampliación del periodo de matrícula; medida tomada para que las familias que no lograron matricular a sus hijos o hijas el año pasado lo hicieran durante el presente curso lectivo.

Por último, el MEP gestionó, de múltiples maneras, que la totalidad de los centros educativos enviaran las calificaciones de los estudiantes de Bachillerato para poder calcular sus promedios finales y entregar información a las universidades estatales para los procesos de admisión.

“Sin ninguna duda el planteamiento de seis escenarios para poder definir promedios finales ayudó a que los estudiantes permanecieran dentro del sistema. Muchos chicos suelen dejar las aulas si van mal antes de empezar el tercer trimestre, pero el mensaje que les enviamos fue: ‘no queremos que la huelga los afecte, queremos ayudarles’”, señaló María Alexandra Ulate, directora de Desarrollo Curricular del MEP.

Los escenarios planteados por el MEP incluían opciones para los estudiantes que no tenían notas en ningún trimestre o conocían sus calificaciones de manera parcial.

Tendencia a la baja

En los últimos años, los porcentajes de exclusión escolar en primaria y secundaria muestran un importante descenso, resaltó por su parte Patricia Méndez, directora de la Unidad para la Permanencia, Reincorporación y Éxito Educativo (UPRE), indicando que esa disminución se debe a que el país ha multiplicado los esfuerzos para mantener a los estudiantes en las aulas.

“Eso significa acciones articuladas con otras instituciones en todos los niveles educativos (preescolar, primaria y secundaria), inclusión de las comunidades como un elemento clave de apoyo de los chicos y chicas, reinsertar a los que se han ido y el desarrollo de un sistema de alerta temprana que nos permite identificar a tiempo las actitudes de los estudiantes que están por dejar los centros educativos”, comentó Mendez.

 “Aunque el 2018 fue un año atípico, los últimos datos sobre exclusión nos imponen el reto y la obligación de seguir reduciendo la cantidad de estudiantes que dejan las aulas”, concluyó el jerarca del MEP.